El Proyecto Tresmiles pone nombre oficial a 160 cumbres aragonesas

shadow

El Pirineo aragonés es el que reúne un mayor número de cimas por encima de los 3000 m de altura, al menos 160. Las diferentes cartografías publicadas a lo largo de la historia, en Francia y en España, distintas publicaciones, documentos y bautizos varios han ido conformando a lo largo de la historia un elenco de nombres con que se conoce a estos picos, sin que hasta ahora haya existido demasiado orden ni concierto en esa nomenclatura. Por otro lado y habiendo tantas, muchas de ellas nunca han tenido nombre oficial, ni siquiera en el argot local. El nombre de las cosas es importante, nos remite a la historia del lugar, a sus gentes, su lengua y tradiciones…, y siendo Aragón como es ‘un país de montañas’ resultaba obligado fijar de alguna manera esos nombres. Es lo que ha hecho la Comisión Asesora de Toponimia de Aragón, creada en 2016 y que acaba de presentar esta semana los frutos de su primer trabajo, el ‘Proyecto Tresmiles‘.

Vista aérea de la Tuca d’Aneto. JAVIER MELERO-PRAMES.

En él se ha puesto nombre oficial a 160 cumbres aragonesas de más de tres mil metros, nombres que pasan a formar parte del Nomenclátor Geográfico de Aragón y, por tanto, serán a partir de ahora de uso obligado en las publicaciones oficiales. Se pretende así fijar denominaciones oficiales acordes con la toponimia local y con la tradición, evitando deformaciones, invenciones o malas traducciones generadas en cartografías erróneas, documentación y publicaciones diversas, por lo general producidas fuera de Aragón. Al mismo tiempo, la Comisión Asesora de Toponimia, órgano colegiado de carácter consultivo, adscrito al Departamento de Vertebración del Territorio, ha establecido unos criterios de referencia para futuros trabajos sobre toponimia. La comisión fue creada para, entre otras funciones, impulsar la normalización de los nombres geográficos y promover su conocimiento, uso normalizado y valor como patrimonio cultural inmaterial.

Proyecto Tersmiles, presentación del cosejero J. L. Soro.

De izquierda a derecha, Ignacio López Susín, Joaquín Palacín y el consejero José Luis Soro.. FOTOS JOSU AZCONA-PRAMES

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, fue el encargado el pasado martes 6 de junio de la presentación del Proyecto Tresmiles en la terraza del IACC Pablo Serrano. Junto al consejero Soro estuvieron el director general de Ordenación del Territorio, Joaquín Palacín, y el director de Política Lingüística, Ignacio López Susín, en un acto que contó con la asistencia de los miembros de la Comisión Asesora de Toponimia de Aragón, representantes del Instituto Geográfico de Aragón, de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM), de distintos clubes de montaña y de la empresa Prames, entre otras entidades vinculadas al mundo de la montaña.

IACC Pablo Serrano,proyecto Tresmiles.

Terraza del IACC Pablo Serrano de Zaragoza momentos antes de la presentación del proyecto.

61 nuevos tresmiles

El Proyecto Tresmiles ha servido también para bautizar 61 de los 160 picos revisados (un 38 %) que no tenían ninguna denominación en la cartografía oficial. El Instituto Geográfico de Aragón ha editado un mapa con los nombres oficiales de todos los picos, distribuidos en ocho zonas. En la relación se han eliminado topónimos y nombres inventados, provenientes de distintas cartografías y publicaciones, prevaleciendo la versión local aragonesa, entre otros criterios.

Así, se han suprimido algunas denominaciones establecidas en las primeras cartografías francesas, como el Soum de Ramond (dedicado al pirineísta Ramond de Carbonnières), cima que ya tenía un nombre tradicional, el pico d’Añisclo. Casos similares son los del el Pico Beraldi, la Aguja Jean Garnier, el Pico Lebondidier, el Pico Cordier, la Punta Oliveras o el Pico de Margalide, ahora nombrados como Tuca de Bagüeñola, Agulla de Crabiòles, Tuca d’el Morro de Cregüeña, Tuca d’el Cabo de la Tartèra, Tuqueta de la Crus y Tuca d’el Cabo de Barrancs. Lo mismo ocurre con el Pico de Russell, la Punta de Russell y la Aguja de Russell que pasan a denominarse oficialmente Tuca d’el Cap de la Vall, Cap de la Tartereta y Agulla de la Solaneta.

  • Mapa del INGEAR del Proyecto Tresmiles (5 Mb) :

Download the PDF file .

También se han depurado malas traducciones, como la del francés Pic de l’Épaule por ‘pico de la Espalda’, que ahora recibe como nombre oficial el tradicional de Punda dero Espaldador.

Tuca d’Aneto, Punta de Treserols/Monte Perdido…

El Aneto es ahora Tuca d’Aneto y para el Monte Perdido, traducción del francés Mont Perdu, se ha optado por aceptar la denominación foránea por su gran tradición, estableciéndose como nombre oficial el de Punta de Treserols/Monte Perdido. Algo similar ocurre con el Mallo de Marmorés/Cilindro de Marboré. Igual criterio se ha aplicado para mantener el nombre de Infiernos, inventado por el conde Russell, que permanece pero combinado con los nombres tradicionales aragoneses: Punda Garmo Blanco, Punda Alta de Pondiellos y Punda dera Nevera.

Mapa del Proyecto Tresmiles

Buscando entre los 160 tresmiles del mapa presentado por el Instituto Geográfico de Aragón.

En la nueva nomenclatura se han conservado los nombres de pirineístas en picos sin denominación tradicional conocida (Punta d’Astorg, la Agulla d’Haurillon, la Agulla de Juncadella, la Agulla de Franqueville, o la Agulla d’Argarot), o su referencia pero priorizando la denominación aragonesa (O Casterillet/Torre de Cardier o de la Forqueta de Llosás/Agulla de Tchihatcheff).

Se mantienen las denominaciones Tuca de Rabadá, Tuca de Navarro, Tuca de Mur y Tuca de Sayó, dedicadas a dos grandes alpinistas aragoneses (las primeras) y a dos guías de Benasque, y que no tenían nombre en la cartografía oficial ni versión tradicional conocida. En el caso del Pico Abadías, otro histórico guía benasqués, se combina con el nombre tradicional quedando como Tuca d’Abadías/Roca de Cregüeña.

Proyecto Tresmiles

De izquierda a derecha, Chusé Aragüés ( Prames), Pascual Miguel Ballestín (Comisión Asesora de Toponimia, Unizar), Ignacio López Susín (DGA), José Luis Soro (DGA) y Sergio Rivas (Prames), tras la presentación.

Entre los nombre eliminados figuran topónimos inventados por algunas publicaciones realizadas desde fuera de Aragón, en las que, incluso, su recurrió al nombre de sus autores para rebautizar montañas que ya disponían de una denominación tradicional. Así, el Pico de Baudrimont y el de de Marcos Feliu recuperan su nombres auténticos: Mallo de Tormosa y Punta de l’Ibón Chico, respectivamente. Igualmente, el Pico de los Veteranos pasa a tener ahora un nombre oficial compuesto, Pico de la Montañeta/Tuca de’ls Chiminucs, el Pico Anónimo pasa a llamarse Punda dera Breca y El Dedo se renombra como Mallet dero Portiello.

Los nombres se crean, cambian, se fijan… las montañas siguen ahí.

Enlaces de interés:

Texto: Aragón Documenta. Foto de cabecera: mapa de los tresmiles de Aragón con su nomenclatura oficial, foto de Josu Azcona – Prames.

Proyecto Tresmiles mapa.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *