Visitas guiadas gratuitas desde el refugio de Riglos

shadow

El refugio de Riglos ha organizado, con la colaboración de la empresa de turismo activo Ecoaventura Pirineos, un programa de visitas guiadas gratuitas por el pueblo de Riglos para todos los domingos del mes de octubre. La actividad, dirigida a todo tipo de públicos y en especial al familiar, es el fruto de un trabajo de investigación sobre la historia, las tradiciones y oficios del lugar. La información, recogida en conversaciones con los vecinos a lo largo del último verano, ha sido estructurada para la visita en cuatro bloques temáticos que tienen en común el carácter fronterizo de Riglos: como frontera geológica, climática, histórica y cultural.

Entrada a Riglos, con el edificio del refugio a la izquierda. Fotos: Refugio de Riglos.

Entrada a Riglos, con el edificio del refugio a la izquierda. Fotos: Refugio de Riglos.

Para participar en las visitas solo hay que presentarse los domingos de octubre a las 11.00 en la terraza del refugio, ubicado a pie de carretera, en la entrada al pueblo. Desde allí iniciaremos un recorrido por las calles y miradores del pueblo con los guías de Ecoaventura Pirineos. El paseo nos descubrirá la arquitectura local, lugares de especial significación como la antigua fuente, el horno, el lavadero o la herrería, que recorreremos al tiempo que vamos conociendo los oficios, costumbres y singularidades de Riglos.

Paseos por la historia, la tradición y el paisaje

Visita Riglos.

Visita a Riglos guiada por el personal de Ecoaventura Pirineos. Fotos: Refugio de Riglos.

El trabajo previo de investigación etnográfica ha puesto de manifiesto el carácter tradicionalmente solidario de las gentes de Riglos. Así, por ejemplo, descubriremos antiguas formas de organización vecinal como la ‘Junta de compensación de bueyes’, órgano que, a modo de seguro colectivo, valoraba cada año los bueyes de cada familia y, si se producía alguna muerte, le entregaba el importe de la valoración para que pudiera reponer el animal. Cuando un incendio afectaba a una vivienda, era norma entre los vecinos el ayudar todos en su reconstrucción ‘hasta quitarle al agua’, es decir, hasta que tenía su techo asegurado. Otra práctica era el manejo del horno de pan cocer, gestionado por una hornera y utilizado cada día por dos familias, que marcaban la masa con muescas para poder diferenciar sus panes.

Calle del Riglos

Calle del Riglos, con los mallos al fondo.

Durante la visita, una primera introducción nos situará en un espacio de frontera geográfica, en el que las sierras prepirenaicas dan paso al llano, y climática, de transición entre el ambiente mediterráneo y el más atlántico de la vertiente norte. Lugar de frontera cultural, marcada a su vez por la ubicación de Riglos como la única de las diez entidades que conforman el municipio de Las Peñas de Riglos situado en la cara sur de la sierra y a los pies de los Mallos. La visita nos revelará también la condición de frontera histórica de Riglos, límite durante siglos entre el territorio musulmán y el cristiano, y la historia del conocido como ‘reino de los Mallos’, pequeño territorio de la dote que el rey Pedro I entregó a su segunda esposa, Berta, en el que estaba incluido Riglos.

El paseo está planteado también como una actividad muy fotográfica que nos llevará hasta distintos miradores del pueblo como la iglesia parroquial, encaramada en lo alto del casco urbano;  la llamada Ruta de las Pasarelas, un andador a los pies de los mallos las eras de la trilla y los olivares de ejemplares milenarios . Una atractiva propuesta para adentrarse en las costumbres y la historia del siempre espectacular paisaje de los mallos de Riglos.

Vistas del pueblo desde los pies de los mallos, sobre la iglesia.

Vistas del pueblo desde los pies de los mallos, sobre la iglesia.

Más información en:

Cabecera: panorámica de Riglos, foto: refugio de Riglos. Texto: Aragón Documenta.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *