El último baño del verano (y II): Zaragoza y Teruel

shadow

Como escribíamos en nuestra anterior entrada, en las provincias de Zaragoza y Teruel disponemos de seis zonas de baño controladas o ZBC (4 en Teruel y 2 en Zaragoza) y al menos una veintena más de lugares habitualmente frecuentados por bañistas. En cualquier caso, antes de darnos el último baño del verano hemos de asegurarnos de que no lo hacemos en un lugar donde esté expresamente prohibido y guardar siempre las precauciones necesarias en las zonas de baño libre.

 Zaragoza: de Tiermas al mar de Aragón

Cuando el nivel del embalse de Yesa desciende lo bastante, cosa que suele ocurrir al final del verano, deja al descubierto los restos del balneario de Tiermas despoblado zaragozano perteneciente a la comarca de La Jacetania, permitiendo el baño en sus cálidas aguas sulfurosas, que surgen a una temperatura cercana a los 40ºC. Es una experiencia singular. También en el norte de la provincia, las agitadas aguas del río Gállego se remansan a su paso por Murillo de Gállego (Comarca de la Hoya de Huesca) en una tranquila playa fluvial donde finalizan su recorrido numerosos practicantes de rafting. Puede llegarse hasta ella en coche.

Pozo Pigalo, Luesia

Pozo Pigalo, Luesia.

Muy conocido y concurrido es el pozo Pigalo, en el río Arba de Luesia. Está ubicado en un atractivo espacio natural, muy cercano al singular castillo de Sibirana, y cuenta con un camping donde poder pernoctar. Más al sur de la misma comarca de las Cinco Villas podemos también bañarnos en la estanca del Bolaso, en Ejea de los Caballeros, junto a la que hay un complejo recreativo-deportivo con piscina y restaurante.

Si estamos en Zaragoza ciudad y queremos alejarnos un poco del asfalto para refrescarnos podemos acercarnos al paraje de peña El Cuervo, en el meandro del río Gállego entre San Juan de Mozarrifar y Peñaflor. No muy alejado de la urbe, otro lugar en la provincia para darse el último baño del verano es el pozo de los Chorros del río Aguasvivas, en Belchite (Campo de Belchite).

Frecuentado por pescadores y amantes de los deportes acuáticos, el embalse de Mequinenza ofrece numerosos lugares donde bañarse en sus más de 500 km de costas. Este verdadero mar de Aragón registra en el municipio de Caspe una de las dos playas continentales catalogadas (ZBC) de la provincia de Zaragoza.

Embalse de Mequineza, Caspe.

Embalse de Mequineza, Caspe.

Teruel: entre embalses y pozas

Como apuntábamos, en la provincia de Teruel tenemos cuatro zonas de baño controladas (ZBC) cuyas aguas son sometidas a periódicos análisis para verificar su calidad. Si nos gustan los embalses podemos acercarnos al de Valbona , que retiene las aguas del río Alcalá en pleno corazón de la comarca de Gúdar-Javalabre. Otra opción es el embalse del Arquillo de San Blas, perteneciente al municipio de Teruel y situado a unos 12 km de la ciudad (Comunidad de Teruel).

Si preferimos los ríos podemos acudir a bañarnos en las pozas y playa fluvial bajo el puente de Cananillas, fechado en 1622 y que cruza el río Bergantes en el municipio de Aguaviva. Otra opción fluvial es el Assut de Beceite, una verdadera piscina natural alimentada por las aguas del río Matarraña, que da nombre a la Comarca.

Más lugares frecuentados por bañistas en la provincia aunque no catalogados como ZBC son la estanca la Salada de Alcañiz (Comarca del Bajo Aragón); la zona de los Amanaderos del río Deva, en Riodeva (Comunidad de Teruel), o el entorno del puente Perojil en el embalse de Santolea, en Castellote  (comarca del Maestrazgo).

22150

Balsa de los patos, Fuendetodos.

No están todos los que son todos pero creemos que son suficientes propuestas para elegir dónde darse ese último baño del verano que tanto apetece cuando se acerca el otoño. En este enlace del CIPAJ (Centro de Información Juvenil del Ayuntamiento de Zaragoza) encontraréis una completa relación de espacios aptos para el baño en Aragón, información que, al igual que la expuesta hasta aquí, os recomendamos confirmar y actualizar en puntos de información locales antes de poneros en camino. Así evitaremos encontrarnos con un cauce seco o donde el baño haya sido prohibido o resulte impracticable es ese momento.

Y ya sabéis, siempre mucha precaución y ¡buen baño!

Fotos: Javier Romeo, Julio E. Foster-Archivo Prames.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *