Voces desde la Celtiberia: entrevista a Mercedes álvarez

Aldealseñor__Eduardo_Arribas_Arribas

Ante la edición en los próximos meses de la «Guía de la Celtiberia. Un país imaginado», el escritor Javier Hernández (Hernán Ruiz) conversa con la cineasta Mercedes Álvarez, montadora del En construcción, (José Luis Guerín, 2001), y directora del largometraje documental El cielo gira (2004). Ambos comparten su origen en una pequeña población de ese espacio geográfico, histórico y cultural que no atiende a lindes administrativos, a caballo entre Aragón, La Rioja y las dos Castillas, escaso de gentes y cargado de valores.

Javier Hernández: ¿Qué significa para ti la Celtiberia?

Mercedes Álvarez: Más allá de los conocimientos y del imaginario que me aportan los historiadores sobre el tema, ese significado está para mi vinculado a algo muy concreto y emocional; los castros celtíberos que todavía permanecen al lado de mi pueblo de origen (Aldealseñor, en Soria) y forman parte de la cultura y del imaginario de los vecinos, en las mismas tierras de cultivo y de pasto que trabajan desde hace muchas generaciones. Y desde allí, a lo lejos pueden contemplarse las ruinas de Numancia. Siempre me ha emocionado y sorprendido cuando oigo hablar a algunos de los vecinos mayores de la comarca sobre aquellos antiguos pobladores que hicieron los castros. Miran esos castros y les oigo referirse a ellos y a sus constructores casi con la misma familiaridad con que se refieren a sus abuelos o generaciones anteriores.

Mercedes Alvarez
Mercedes Alvarez

¿Hay poesía e inspiración en la Celtiberia?

Durante el rodaje de El Cielo Gira, que supuso un año entero de permanencia en mi pueblo y de recorrido por toda la comarca de Tierras Altas de Soria, tuve esa experiencia de sumergirme en el tiempo histórico, pero que a la vez era el paso de las estaciones del año y de las generaciones, y el tiempo profundo de la naturaleza. Todos formaban parte de un mismo compás y creo que esa experiencia solo se da en paisajes y comarcas como ésa, donde la memoria histórica se oculta y aparece en la misma naturaleza, como las noches y los días o las estaciones del año.

¿Crees que es hora de valorar y difundir nuestro patrimonio ecocultural de la Celtiberia?

No hace falta decirlo. Hay muchísimas posibilidades tanto pedagógicas —y no solo para los estudiantes de Historia— como culturales que pueden desarrollarse a partir de la vivencia y recorrido por la Celtiberia. Experimentar lo que es el tiempo, los sustratos culturales que encierra ese paisaje. En el caso de Soria, puedes subir a una loma en Oncala o en el puerto de El Madero y desde allí, de un solo golpe de vista, contemplar huellas de dinosaurio de la Ruta de las Icnitas, castros, ruinas romanas, torres de vigilancia árabes, ermitas medievales, etc… Aprender lo que es el paso del tiempo y en un paisaje intacto (todavía…)

Cartel de «El cielo gira»
Cartel de «El cielo gira» (2004)

¿Qué puede aportar una guía de Celtiberia donde se recoja ese patrimonio?

Es una buena oportunidad para recuperar la identidad de un paisaje. Estamos muy desconectados de nuestra propia historia.

¿Qué puede descubrir el viajero que se pierda por nuestras tierras?

Siempre he pensado, por ejemplo, que el mayor patrimonio de este territorio es el «tiempo». Si el tiempo se pudiera «vender»…

¿Cuáles son las amenazas que ves en nuestro despoblado y envejecido territorio?

Las amenazas son muchas. Como ahora está ocurriendo con todos los parques eólicos, fotovoltaicos, macrogranjas, etc. que quieren instalarse en el campo. Fondos de inversión y empresas que se aprovechan de su poderío considerando ese territorio una planta de negocio, una oportunidad por la escasa población y poca capacidad de movilización que queda en nuestros pueblos. El gran peligro es convertir este territorio en una planta energética para la ciudad y que seamos un polígono industrial de las grandes ciudades.

¿Tiene futuro este corazón de la España despoblada?

Hace falta un auténtico plan de Desarrollo Rural, a escala estatal y pactado por todos los partidos, con perspectiva a la larga. Pero un plan que vaya sembrando huellas poco a poco, sin agresión al paisaje, sin golpes espectaculares de efecto, sin protagonismo de las grandes empresas o de millonarios. Porque quizá no haga falta tanto dinero. Lo que hace falta es estimular, congregar a gente —cada vez más— interesados en vivir en ese espacio rural y a los vecinos que ya viven allí, con tierras, huertos y casas abandonadas que están deseando que alguien las aproveche. Hay un potencial ecológico, económico y cultural enorme, pero todo pasa por crear tejido vecinal, porque son los vecinos los que finalmente siempre van a defender mejor los ecosistemas, la limpieza y cuidado de los montes, los ribazos y los ríos, etc…

Casa M Alvarez Aldealseñor
Javier Hernández y Mercedes Álvarez en la casa de la cineasta en Aldealseñor (Soria, 2020)

Más contenidos vinculados a la Celtiberia:

Testimonios sobre la Celtiberia:

Foto de cabecera: torre y palacio medieval de Aldealseñor, Soria, imagen de Eduardo Arribas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *